La verdadera independencia de México. 2010 es un año ideal para ser libres

Mentiras históricas

Doscientos años después, de forma oficial, vamos a celebrar el inicio de la Independencia. Una independencia que fue comenzada oficialmente por Miguel Hidalgo, de quien no conocemos su rostro, quien en realidad no buscaba la Independencia y que en realidad jamás dio un grito y nunca mencionó lo que decimos cada 15 de septiembre. Y tampoco fue en un 15 de septiembre; la verdadera fecha del “grito” nadie la conoce con certeza.

Lo que en realidad buscaban los Insurgentes de 1821 era proteger los intereses comerciales de los españoles criollos así como defender al Rey Fernando, cuyo reino en ese entonces se encontraba invadido por las fuerzas Napoleónicas. Buscaban la reducción de impuestos pero nunca hablaron de una nación independiente. Con el tiempo la rebelión tomó su propio curso y al final Guerrero e Iturbide, tras un pacto, negociaron la Independencia de la Nueva España. Y de ser una colonia pasamos a ser un Imperio. Después, Iturbide estuvo detrás del asesinato de Guerrero y así fue como comenzamos a padecer de la locura en turno de quienes nos gobiernan.

Hablar de esto es justo lo que debimos hacer para celebrar el Bicentenario. Debemos reconciliarnos, reconocer nuestra historia tal cual es. Saber que México estaba sometido por un imperio antes de la llegada de los españoles, un imperio quizá más sanguinario y que nos heredó muchas de las costumbre que falsamente atribuímos a España, como el tributo y la suave hipocresía con la que nos manejamos. La terrible costumbre de quedar bien con las élites para sobrevivir.  Eso debemos reconocer.

De acuerdo al régimen y su ideología política nos cuentan un cuento distinto de nuestra historia. En la época del PRI nos hablaban de la gloriosa Revolución aunque no quedara claro quién ganó y por qué duró tanto. El gobierno actual trata de minimizarla. Creo es tiempo de conocer la verdad, decir que fue una lucha por el poder entre grupos armados, que ganó el que mayor capacidad militar -y no ideológica- tuvo y que los cañonazos de 50mil pesos fueron el arma más efectiva que logró apaciguar a Los Señores de la Guerra.

Que los grandes hacendados y terratenientes, parientes de quienes hoy nos gobiernan, fueron despojados de sus tierras y fueron sustituidos por otros. Que el dictador se disfrazó de democracia durante 70 años y que los conservadores volvieron al poder con ayuda de la iglesia y los potentados en el 2000. Justo como en el sigo XIX.

Que tras 100 años nada cambió y las condiciones sociales y económicas se mantienen igual como narraba John Kenneth Turner en su México Bárbaro.

Debemos reconocer lo que somos, un país emergente que las grandes potencias continúan disputándose, disputado también internamente por los dos grandes grupos internos: los liberales y los conservadores. Grupos que siempre han dicho representar y defender a México y a su gente, pero que en realidad defienden sus intereses.

Y todo esto viene de mucho más atrás. Durante 800 años – desde que existían los abusivos sacerdotes de Teotihuacan- hemos padecido la misma historia: invasiones, esclavitud, luchas de poder, tributos, guerras. Y quien sufre de todo esto siempre es la gran mayoría, al grupo al que los poderosos dicen defender pero del que todos se aprovechan. Nosotros, los ciudadanos de a pie.

Los que no nacimos en una familia con tradición -tradición, que significa heredar el poder-. Los que tenemos que sobrevivir creándonos oportunidades o aceptando trabajos miserables para resistirnos al crimen organizado. Los que aunque hayamos podido tener una licenciatura o posgrado sabemos que no podremos llegar muy lejos si no entramos a ciertos círculos o dejamos nuestro país.

A quienes dejan su tierra todos lo años, 2 millones para ser exactos, para cultivar otra en Estados Unidos sin entender por qué en México no pueden hacer lo mismo sin ser extorsionados o explotados.

A los que aunque trabajen 18 horas diarias se dan cuenta que nunca ganarán lo que les ofrecen los narcotraficantes por unos minutos de trabajo.

Es tiempo que nosotros, la mayoría, los que realmente echamos andar el país tengamos control sobre lo que pasa en él.

La verdad nos ayudará a ser verdaderamente libres.

2010 es un buen año para nuestra verdadera independencia

Durante 200 años nos han mentido, durante 200 años hemos tenido que aprender a sobrevivir, a “acostumbrarnos”. En 1908 un periodista estadounidense, John Kenneth Turner, no podía creerse los relatos que le hacían mexicanos exiliados en Los Ángeles, que le hablaban de esclavitud, de represión, mientras todos los medios clamaban que Porfirio Díaz era un gobernante ejemplar. Pues mantenía la paz – con la ayuda del ejército – en un país tradicionalmente en caos.

Justo en ese entonces también se preparaban los festejos del primer Centenario de la Independencia y justo como entonces el país estaba a punto de estallar.

Hoy se conocen las masacres que ocurren en el país, la esclavitud legal e ilegal que aún existe. Del mismo modo que a Porfirio Díaz, a Calderón se le reconoce en el exterior como a un mandatario”valiente” y ejemplar, pero que sólo con el ejército se mantiene en el poder.

Son muchas las zonas del país que están desprotegidas y  bajo el control del crimen organizado. El país está a punto de estallar, e igual que hace 100 años, oficialmente el gobierno está preocupado por los suntuosos gastos de los festejos en lugar de  voltear y evitar este inminente estallido.

Puede que repitamos la historia. Puede que me llamen loco y exagerado como llamaban a los periodistas de hace 100 años. Puede que venga otra rebelión, puede que nos vuelva invadir Estados Unidos, puede incluso ocurrir que pasen otros 100 años y no cambie nada.

O puede pasar que cambiemos nuestro destino y nuestra historia.

Un estallido social armado es justo lo que los bancos, los traficantes de armas y las potencias que históricamente nos han dominado desean. Es justo lo que el principal consumidor de drogas en el mundo requiere en su frontera para mantener su hegemonía.

Una revolución armada sólo perpetuará el poder de estos grupos, como tradicionalmente lo han venido haciendo.

Primero Teotihuacan, luego los Aztecas. Llegó el Imperio Español, invadió Estados Unidos y Francia. Luego las élites que heredaron el poder tras una guerra. Una guerra es justo lo que esperan y necesitan.

Pero no es eso lo que nos va a liberar.

Ser independientes es dejar de depender de ellos, es decidir por nosotros mismos, es una revolución de consciencias. Es momento de evolucionar y darnos cuenta que somos más y que no podemos ser gobernados y manejados por estos dos grandes grupos de poder.

Dejar de depender de ellos es bastante fácil, mas lento eso sí, pero es posible.

Emigrar nos resuelve nuestra realidad inmediata, nuestra satisfacción personal, pero por propia experiencia les puedo decir que al irnos no resolvemos nada, no tenemos que irnos de nuestro país.

Les compartiré las acciones que he venido realizando y conociendo en esta larga búsqueda por sobrevivir y que me han permitido sobrepronerme a esta crisis y a esta falta de oportunidades:

Redes de Apoyo:

Cuando me lancé al ruedo profesional tuve relativa suerte. Tuve la oportunidad de poder trabajar de inmediato en mi profesión y en una posición bastante decente. Cuando decidí lanzarme a emprender y no ser empleado el discurso lógico se contraponía a la realidad.

Muchos emprendedores tienen la misma idea: armar un superproyecto, enseñarlo, tocar puertas y esperar que en un mundo incorruptble tengan éxito con una competencia leal y un libre mercado.

La realidad con la que se encuentran es un mercado árido acaparado por unos pocos grupos cerrados que manejan las cuentas más importantes, auténticos emporios familiares de todos los tamaños, piratería, extorsiones, corrupción y acoso de autoridades, robo intelectual y un capitalsimo de amigos.

Ante estos casos lo mejor es aliarte con los que padecen tu misma situación, cientos de pequeñas y medianas empresas se alían entre si en acuerdos de trueque o intercambio o establecen redes de negocio con lo que queda libre del acaparamiento.

Ante la piratería y el robo se unen y contratan equipos legales colectivos, ante el abuso en precios se unen para realizar compras masivas y en el caso de freelances es cada vez más frecuente el caso de centrales formadas por hasta decenas de profesionistas libres que se unen y orgnizan para dignificar precios y defenderse contra los abusos que individualmente no podrían enfrentar.

Crédito Popular y compartir servicios:

Los bancos en México cobran las tasas de interés mas elevadas del mundo, si, han leído bien, del mundo. Sacar un crédito es imposible. Ante esto muchos empresarios acuden mejor a sus proveedores para obtener créditos en el pago de mercancías y cada vez más prescinden de los bancos. Algunas empresas se unen y rentan edificios completos compartiendo internet, redes y hasta servicios. Muchos profesionistas crean redes de apoyo y “tandas” de crédito y hasta equipo. (En una tanda por ejmplo 10 personas se unen y cada semana aportan una cantidad pactada, cada semana esa suma se destina ya sea a comprar un equipo, por ejemplo una computadora o pagarle a un proveedor, así se crea una peculiar forma de crédito sin intereses que ayuda más que los abusivos créditos que otorgan los bancos.

Impulsar economía local:

Diversifica tus compras, en lugar de ir al supermercado (que solo hay dos prácticamente en México) ve a la tienda de la esquina o al mercado. Puede que te cueste más pero haces más bien al distribuir la riqueza que al dársela a ellos y que se estanque con los acaparadores.

Una formidable idea es destinar los fines de semana a divertirse a establecimeintos pequeños y que no pertenezcan a redes explotadoras, existen muchos sitios que aún tratan bien al cliente y mucho más a sus empleados. Destina un fin de semana al mes a ir a la provincia del país y hacer tus compras en los tianguis (mercados populares) de la comunidad. Visita las playas vírgenes y los pueblos pequeños del interior del país.

Genera empleo.

Muchas veces la terrible tradición reciente de acaparar, contagia a los profesiostas y empresas causando un perverso círculo vicioso, contrayendo la economía y las oportunidades. En cuanto puedas distribuye y expande tus proyectos. En mi caso, cuando me encargan un sitio web contrato un fotógrafo, un diseñador y un programador, bien podría hacerlo yo todo, pues tengo la formación necesaria y podría ganar 3 veces más de lo que obtengo de un proyecto, pero a la larga me ha beneficiado esta forma de actuar porque expandes tu red de negocios y por cada uno de los amigos que he contratado (siempre distintos) me llegan nuevos trabajos y es a la larga que se establece una ganacia mayor y no solo monetaria, sino de desarrollo social.

Fortalecer a la comunidad:

Es un hecho que no se puede confiar en las autoridades, pero lo que no podemos perder es la confianza entre nosotros. Realiza comités de vigilancia vecinal, mejora tu calle, ayuda al vecino en lo que esté a tu alcance. Este tipo de redes en lo local me han salvado y he ayudado a salvar a vecinos en situaciones de peligro,  y gracias a estas redes he sobrevivido a terribles situaciones que se han presentado en esta cada vez más peligrosa Ciudad de México.

Impide los abusos:

Es mejor renunciar a aceptar abusos, bastó con aceptar una vez proyecto totalmente desfavorable pero motivado por la desesperación para aprender. Desde entonces realizo contratos, exijo anticipos, estandarizo costos con mis amigos. En el caso de las páginas web hemos logrado estandarizar los precios para evitar la competencia desleal, o idiota la calificaría yo, de personas que ante la desesperación y sin ninguna estrategia comercial razonable bajan sus precios creando canibalismo y desmeritando la profesión. Tu trabajo vale y mucho y es mejor entender que eres parte de una cadena. Una página web por ejemplo es una herramienta poderosísima de venta con la que tu cliente puede que obtenga contratos que sin ella, nunca obtendrían. Así que vale más allá del tiempo que te tardes o lo fácil que con la tecnología es relizarlas.

Proteger e Impulsar Internet y la libertad de información

Una sociedad informada es una sociedad desarrollada. Ese es nuestro motto en Pateando Piedras. Los medios de comunicación tradicionales pertencen a tres grandes familias, su calidad es cada vez peor y en lugar de promover el desarrollo y la educación de la gente, la embelesan e idiotizan. Internet es una puerta de escape a las miles de propuestas propositivas y de calidad. Casos más serios como el de Carmen Aristegui y el de Olallo Rubio son un buen ejemplo de como otorgar medios de calidad y sin censura a través de la red.

Protégela, compártela, difunde su uso y su utilidad.

Deja de soportar el Sistema Político y construye democracia

Anula tu voto hasta que todos los mexicanos podamos votar y ser votados. Algo tan simple. Todos podemos votar pero no podemos postularnos en simulación de democracia. Anula tu voto y exije, es lo mejor que podemos hacer. El sistema debe ser sostenible, deja de depender de él, el poder en realidad lo tenemos nosotros.

Realizando estas acciones simples el arcaico sistema político y económico que nos mantiene en el atraso colapsará y no tardará en hacer entender a los monopolios que necesitamos cambiar, que necesitamo libertad, que necesitamos libre mercado en lugar de más impuestos o programas de limosna social, que necesitamos una economía activa y no el proteger interses monopólicos y perversos. Que necesitamos libertad de opinión y expresión.

Deben darse cuenta pronto o los sobrepasaremos, cuando se den cuenta habremos construído otro país en el que ellos serán irreleventes. Ellos sobreviven gracias a nosotros, quítate el velo. Mirá más allá, ellos te quieren desesperado y con miedo para que aceptes abusos y olvides tus derechos, para que aceptes ciudades tomadas por el ejército o el narcotráfico. Para que no te indignes cuando niños mueren quemados y nadie resulta detenido.

Indignate y libérate. Sólo ayudándonos podremos. No necesitamo ningún lider ni salvador, la guía está en nosotros y en decidir que futuro y que presente queremos vivir.

En estos tiempos es mejor unirse y construir. En estos tiempos más que emprendedores somos pioneros apaciguando un Salvaje Oeste controlado por mafias. La buena voluntad siempre prevalece y lograremos cambiar el país.

Ellos quieren que te vayas, que alimentes el jugoso negocio de tráfico de personas y el del trabajo ilegal. Piensa. Es mejor quedarse y apostar a construirle.

Este año y este día bien puede ser el verdadero inicio de nuestra Independencia.

Feliz 15 de Septiembre!!

Construyamos el siguiente gran capítulo en la historia de México

Foto: Omar Eduardo (CC) Flickr

,
0 comments on “La verdadera independencia de México. 2010 es un año ideal para ser libres
  1. ¿Qué nos pasa mexicanos? Hasta nuestro glorioso Himno nacional nos lo dice ¡MEXICANOS AL GRITO DE GUERRA! Si bien nadie quiere iniciar una guerra propiamente dicha lo que si nos urge es un cambio económico, político, social y cultural ya basta de ser y hacer lo mismo; México no es uno México somos todos lo bueno o malo que hagamos es para nosotros mismos. Ya basta de esperar a que el cambio se genere desde arriba ¡despierta ! el cambio lo haces tú. y la pregunta obligada no es ¿que hace México por tí? es: ¿QUÉ HACES TÚ POR MÉXICO?

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: